2019-10-02T18:22:55+02:00 October 2019||

España, primera potencia europea en uso de plataformas laborales digitales

Por: Carmen Boronat Badía, responsable de Malt España

En España hay más de 3 millones de parados y al mismo tiempo hay más de 300.000 puestos de trabajo sin cubrir. Y sin duda hay que redefinir el modelo educativo para cambiar el ritmo de la sociedad. Pero también es importante que las empresas se cuestionen ¿Estamos ofreciendo las condiciones adecuadas para esos puestos de trabajo? ¿Los talentos están buscando el mejor sueldo o bien otras condiciones como una mayor flexibilidad?

El mercado laboral está en plena disrupción y se autoimpone una nueva realidad: a día de hoy se debería hablar más bien de proyectos que encontrar un puesto de trabajo en una empresa para toda la vida, ya que todo eso quedó atrás.

Muchos siguen definiendo trabajo como un contrato indefinido a tiempo completo. Sin embargo, la realidad es que actualmente el 43% de las personas tienen una relación laboral diferente a esta visión tradicional. La tecnología ha hecho que el avance de la plataformización del trabajo sea imparable, una herramienta de cambio social sin precedentes.

De hecho, España es la primera potencia europea en el uso de plataformas laborales digitales con un 17% de personas en edad de trabajar realizando actividades a través de plataformas al menos una vez por semana (aunque para la gran mayoría todavía se trate de un trabajo puntual). Son muchos los ejemplos de plataformas digitales laborales que tienen ya una gran penetración en España: para microtrabajadores o trabajadores bajo demanda como Amazon Mechanical Tark, Glovo o Uber, para profesiones de administración y coordinación como Corner Cob y para freelancers y especialistas como nuestra plataforma Malt.

“Las plataformas laborales atomizan el mercado de trabajo y las nuevas tecnologías automatizan buena parte de los puestos y tareas. Nos encontramos por tanto ante un ecosistema de trabajo en el que somos exploradores”, como señala el experto en el mercado laboral digital y de plataformas, Albert Cañigueral.

Ello responde en gran parte a que las necesidades de las empresas han cambiado. Sumidas en una transformación digital y con la necesidad de proveer servicios de la manera más inmediata y eficiente, las organizaciones deben replantearse su estructura para convertirse en empresas más líquidas. Y sin duda, una hoja de ruta para conseguirlo es el movimiento freelance. Este movimiento no es una moda pasajera, si no la explosión de un colectivo que sin duda ya está dando forma al nuevo panorama laboral.

Nos dirigimos a un escenario en el que, en unos años, la mitad de la fuerza de trabajo será freelance. Cada vez hay más profesionales freelance debido a las opciones que proporciona la tecnología. Por tanto las relaciones ya no son únicamente empresa-empleado sino que las empresas han incorporado una fuerza de trabajo extendida: empleados de consultora, expertos freelance para proyectos puntuales o expertos para otro tipo de tareas funcionales por horas. Nuestro país requiere flexibilización del mercado.

Ante este nueva etapa, las empresas deben replantear su estructura organizativa y trabajar en comunidad para acceder al mejor talento y ser así mucho más competitivas. Las empresas que sepan mantener un equipo cohesionado en la motivación, en valores y comprometido con el negocio de la empresa, y que cuenten al mismo tiempo con una comunidad innovadora de profesionales especializados freelance, serán las grandes vencedoras del futuro. En el pasado, el lenguaje de recursos humanos era retener el talento, pero ahora, en la era de la digitalización y automatización, ese talento reclama estar en constante movimiento ¿por qué no contribuimos entre todos a liberarlo? #LiberaElTalento