2019-09-17T12:24:52+01:00 September 2019|||

Cómo Blockchain está cambiando el mercado laboral

Autor: Gonzalo Torres, Country Manager de Malt

En el escenario actual, todavía estamos empezando a descubrir las primeras aplicaciones del blockchain en los diversos ámbitos: la creación de nuevos modelos de negocio, la aparición de nuevos perfiles profesionales, la trazabilidad y uso de smart contracts, la verificación de autenticidad de documentos o la inclusión en los mercados de valores entre otros.

No obstante, si vamos unos años más adelante y proyectamos el escenario del trabajo que está por venir, el impacto de la automatización mediante robots e inteligencias artificiales especializadas, parece que nos lleva a un mundo con menos trabajo productivo realizado por humanos.

La aparición de estas nuevas tecnologías como la inteligencia artificial o el blockchain están redefiniendo por completo el mercado laboral tal y como lo conocemos. Que no quepa duda de que el mundo avanza más rápido que nunca y, lo que está pasando ahora mismo en la otra punta del mundo, posiblemente afectará en cómo vas a desarrollar tu profesión mañana. Ni mejor ni peor, pero sí diferente.

De hecho, lo que nos viene a todos a la cabeza cuando hablamos sobre el “futuro del trabajo” es el concepto “incertidumbre”. Sin darnos cuenta, hemos pasado de la fábrica a la plataforma. Las tareas automatizables realizadas por humanos han pasado a nuevas competencias que evolucionan tan rápido que ya no es raro encontrar cada vez más servicios desfasados e inservibles junto a nichos y habilidades híper demandadas y raras de encontrar. Esta revolución llegará incluso a crear nuevos empleos para los que todavía no existe una formación reglada como especialistas en blockchain o en la gestión y análisis de datos.

El viejo paradigma de un gran número de trabajadores contratados con carreras de 40 años en la misma empresa, se ha transformado en la posibilidad de contar con talento bajo demanda, de forma mucho más flexible y mucho más eficiente a través de trabajadores expertos freelance. 

Aun así, todavía estamos en proceso de transición. La automatización hace que este desajuste laboral se acelere y la esperanza de vida de los profesionales -cada vez más larga- obligue al sistema y a los trabajadores más sénior a reinventarse.

Junto a todas las oportunidades que ofrece un escenario así, no es sorprendente que la incertidumbre inherente genere un cierto temor entre los profesionales, las organizaciones y los inversores. En este sentido, según el estudio “El Mercado Laboral Digital a Debate. Plataformas, Trabajadores, Derechos y Workertech” elaborado conjuntamente por Cotec, Ouishare y Malt, se ha producido un importante aumento de trabajadores independientes que responden a una necesidad clara del mercado, pero que también conllevan ciertas ineficiencias razonables que necesitan soluciones colaterales para minimizar esta incertidumbre.

Particularmente, el blockchain se postula como la tecnología idónea para cubrir parte de estas soluciones como pueden ser la desintermediación entre cliente y proveedor, la reducción de costes de infraestructuras, la facilitación de pagos y salarios y la resolución de conflictos entre pares en un mercado descentralizado, lo que implica el reto de una identidad y reputación digital transparente.

Es cierto que, el mismo mercado que busca soluciones simples, es capaz de impulsar medidas y leyes institucionales que normalicen la utilización de estas nuevas tecnologías. Por ejemplo, recientemente las autoridades de Nueva Zelanda aprobaron una ley que permite a las empresas pagar salarios en bitcoin. Es una medida que conlleva ciertas restricciones, pero sin duda un paso importante para un mundo globalizado donde cada vez adquiere menos sentido establecer fronteras digitales. De esta forma, las empresas pueden pagar los salarios en cualquier parte del mundo, facilitando los pagos a trabajadores destinados fuera del país y eliminando burocracias y comisiones intermedias.

Asimismo, ya existen todo tipo de plataformas laborales basadas en blockchain y muchas de ellas han lanzado -o están en proceso de hacerlo- su propia ICO para su financiación inicial. Esto es así porque la propuesta de valor de los servicios basados en blockchain es innegable.

Lo que está claro es que debemos subirnos al tren para seguir de cerca la evolución del blockchain y su encaje con el mercado laboral y con todos los demás ámbitos que está revolucionando, pues avanza tan rápido que, si no estamos en él, cuando queramos darnos cuenta ya habrá pasado a la siguiente estación y España se habrá quedado atrás.